El colegio Monseñor Lasagna se apoya por completo en el Sistema Preventivo: en la Razón, en la Religión y en el Amor (Don Bosco)

 

El Sistema Preventivo: Consiste en dar a conocer las prescripciones y reglamentos y vigilar después de manera que los alumnos tengan siempre sobre sí el ojo vigilante del Director y de los asistentes, los cuales, como padres amorosos, hablen, sirvan de guía en toda circunstancia, den consejos y corrijan con amabilidad.

Este sistema descansa por entero en la razón, en la religión y en el amor; excluye por consiguiente, todo castigo violento y procura alejar aún los suaves.

Con el Sistema Preventivo el alumno tendrá siempre respeto a su educador y recordará  con agrado la educación recibida, considerando siempre como padres y hermanos a sus educadores.

“El Sistema Preventivo de Don Bosco forma buenos alumnos porque forma antes al buen educador”.

·        Razón: En la pedagogía de Don Bosco significa: sentido común,  adhesión a la realidad, flexibilidad en los planes, uso de las racionalidades en función preventiva y motivante.

·        Religión: El fin último de la educación es, según Don Bosco: “la educación moral, civil y científica de los jóvenes” y también  “la moralidad y la ciencia”, o bien “la alegría y el estudio”. Formulas todas ellas que subrayan el ideal educativo-religioso concretamente “humanista”.

·        Amor: El amor implica la buena relación pedagógica, el verdadero “estar con” para prevenir y formar, el estar juntos para colaborar, ayudar, promover el crecimiento e incluso defender de eventuales peligros, el amar incondicionalmente a pesar de las faltas con un afecto puro y limpio sin que se manche por egoísmos sensuales o por apegos particulares.

* El sistema Preventivo como sistema global y positivo de educación

La pedagogía de Don Bosco no se dirige a “privilegiados”, a muchachos elegidos y seleccionados. Y tampoco es un sistema que se adapte solamente a sujetos recogidos en centros asistenciales.

Es un método concebido para la masa, además de para cada uno, para cualquier ambiente y cualquier situación educativa porque sus técnicas son para educadores normales y corrientes.

Todo profesor debe vigilar a los más atrasados de la clase, preguntarles más a menudo que a los demás, para explicaciones, repetir hasta que hayan comprendido, y adaptar las lecciones y las tareas a su capacidad. Si el maestro sigue un método contrario a éste, no da clase sus alumnos, sino a algunos de ellos…

Alma y cuerpo, individuo y sociedad, cultura y salud física: todo se tiene en cuenta en esta válida concepción educativa, adaptada a todos los ambientes, a cualquier clase de sujetos, especialmente sin son “difíciles” y a todos los educadores que pretendan sinceramente el bien objetivo de los jóvenes. El gran programa resume así: “alegría, estudio, piedad”, o mejor aún, en aquel trinomio fundamental, “razón, religión, amor”.

La especificidad de la Escuela Salesiana

Nuestra escuela se define como escuela cristiana y salesiana, y su propuesta educativa incluye

-      Una referencia explícita a los valores evangélicos que informan toda una concepción de la vida, del hombre y de la sociedad y le ayudan a dar una interpretación del mundo coherente con la fe.

-      Una enseñanza religiosa escolar que se adecua a las orientaciones de la Iglesia Católica en contenido y calidad.

-      La creación de un ambiente animado por el espíritu evangélico de libertad y caridad que favorece las relaciones interpersonales, el testimonio y la acción evangelizadora de los creyentes que forman la Comunidad Educativa.

-      Un servicio de catequesis a aquellos que lo desean, así como también la vivencia comunitaria y la celebración de la fe en un marco de respeto y libertad

En esta acción, la Comunidad Educativa comparte la misión evangelizadora y los criterios pastorales de la iglesia local.

Nuestra escuela logra estas finalidades con el estilo, el espíritu y el método de Don Bosco (razón, religión, amor) Por eso:

-      se presenta como familia educadora centrada en los jóvenes, que encuentran en ella “su propia casa”

-      destaca la personalización de las relaciones educativas

-      asume la vida de los jóvenes, promoviendo también actividades de tiempo libre y favoreciendo formas constructivas de encuentro y colaboración.

-      “educa evangelizando y evangeliza educando”, es decir, armoniza, en una unidad indisoluble, desarrollo humano e ideal cristiano.

 

 

 

 

Desarrollo y Diseño: